LAS 7 MEJORES PLAYAS DE MALLORCA PARA AMANTES DE LA NATURALEZA

//LAS 7 MEJORES PLAYAS DE MALLORCA PARA AMANTES DE LA NATURALEZA

“El paraíso de los senderistas”, “la tierra prometida de los naturalistas”, “el edén de los amantes de la naturaleza en estado puro”… Sí, sí, estamos hablando de Mallorca. ¿A que no te lo imaginabas? Todavía hay quien no se cree que Sa Roqueta esconde lugares excepcionalmente hermosos que nada saben de la especulación urbanística. Aún gozamos de decenas de playas totalmente vírgenes que son auténticas joyas naturales. Y te lo dice el Playólogo que ha recopilado “Todas las playas de Mallorca”, las 284 playas y calas que aparecen con todo lujo de detalles en mi guía. Y estas son siete de mis preferidas. ¿Vamos a conocerlas?

  

01- Coll Baix, una extraña rareza natural

1.000 m a pie

Playa de Coll Baix Mallorca

Playa de Coll Baix

La playa de Coll Baix es obra de un cataclismo, de un desprendimiento de tierras de la costa. Un esqueje violento. El sustrato tiene un color plomo oscuro y arena negroide cuajada de cantos cuyas voces acompañadas por las olas se oyen crepitar desde mucho antes de haberla pisado. Mal fondeadero en casi todos los tiempos, solitaria, muy estrechada ante el peso aplastante de la costa, su presencia vista desde arriba produce una suspensión del ánimo, como un cierto miedo, pero tomar un baño en sus aguas oscuras es como dispersarse en una naturaleza libre y virgen. Esta extraña rareza natural es una auténtica joya que representa la mejor recompensa para el excursionista, que tanto la disfruta durante el camino como al final, cuando llega y se disuelve en las aguas puras de este accidente geológico. Entonces es cuando te das cuenta que no todo está perdido en esta abarrotada isla y que hay lugares muy especiales aún por disfrutar. Son esas sorpresas que da la vida, alegrías muy comunes en esta isla balear. Caminando son solo 1.000 m., y navegando, un suspiro, porque desde el Port d’Alcúdia salen barcas de pasaje que hacen de la travesía una auténtica experiencia. Eso o alquilar allí mismo una de esas lanchitas sin titulación, las responsables –sin haberlo querido– de la democratización de la náutica.

02- Cala Castell, una playa para aficionados a la historia

9.000 m a pie.

CAla Castell y Cala estremer Mallorca

Cala Castell y Estremer

El valle de Ternelles –al final del cual se encuentra la playa de cala Castell– siempre fue un lugar de gran valor estratégico, de ahí que se construyera el Castell del Rei, un formidable castillo “roquer” edificado a 492 m de altura desde el que vigilar un posible desembarco enemigo. La romana Pollentia (actual Pollença) era un objetivo muy deseado y este valle la senda perfecta para atacarla al descuido. Hoy es terreno privado y la pista de acceso para llegar a la playa y al castillo está acotada. Pidiendo permiso en el ayuntamiento pollensín se puede disfrutar de esta agradabilísima excursión con final en una playa épica. Son 9 km de andadura por una pista que en sus últimos coletazos discurre en zigzag de manera prodigiosa por la ladera de la montaña. Al final del excurso, tomada la playa, sorprende ver esa caseta de los señores custodiada por las cabras de la serra, que ya se han hecho con gran parte del territorio, casi, casi como el visitante germano.

03 – Cala Mitjana, para llegar en coche al corazón del Parque Natural de Llevant

100 m a pie.

Cala Torta Mitjana Es MAtzoc Parc Natural de Llevant

Cala Mitjana – Parc Natural de Llevant

¿Te imaginas poder llegar en coche hasta el corazón del Parque Natural de Llevant y poder disfrutar sin esfuerzo de una playa 100% natural? Se trata de Cala Mitjana, una playa de arena blanca que se conserva totalmente virgen a pesar de los intentos especuladores. Gracias a que no se encontraron los acuíferos necesarios las obras se paralizaron dejando huella del acoso en los viales construidos, los que ahora nos permiten llegar –a pesar de estar muy bacheados– hasta esta extraña rareza natural. El paraje es soberbio ya desde antes de llegar, con un mirador que todo lo muestra y varias excursiones indicadas, por si tomar el sol y nadar en una playa virgen no fuera suficiente. Yo sigo alucinando cada vez que recorro el sendero que discurre por la costa hasta llegar a Cala Mesquida, o bien hacia el lado contrario, hacia Matzoc, sa Font Celada y el Arenalet des Verger. Caminar tanto tiempo sin ver ni un ápice de hormigón es un placer para la vista. Y para el resto de sentidos. Y sino siéntate en cala Matzoc a escuchar el silencio, a sorber los aromas de las rocas tostadas, a saborear la soledad y a palpar las mullidas hojas acintadas de nuestra posidonia.

04- Caló des Màrmols, turquesa y oro solo para senderistas y navegantes

caminando 5 km.

Foto Cala Marmols MAllorca

Caló des Màrmols

Que en los meses de las masas resulta difícil encontrar tu propio espacio en la playa es una verdad universal, tanto como tener que extender la toalla procurando no rozar la del vecino. Este es el pan –seco y duro– de cada día en el mes de agosto, por eso os voy a presentar un auténtico bollito, uno tierno y dulce. Se trata del Caló des Màrmols, una playa virgen bien sabrosa, pero de difícil bocado. Es fácil si te traen navegando, pero si vienes caminando, prepárate, que cotiza alto. Tendrás que sudar y sufrir antes de llegar. Y luego para encontrártela llena de barcos… que todo puede ser. Aunque las vistas de Cabrera desde los acantilados y el paisaje yermo y desolado que la rodea bien que merecen la pena. Vente con un gorrito, protector solar y agua fresca en abundancia disfrutando de las vistas desde lo alto. El paisaje es sobrecogedor. Se sale desde el faro del Cap de Ses Salines (que ya de por si merece la pena) y se va ascendiendo poco a poco, pasando junto a rincones preciosos y otros testigos mudos del drama de la inmigración, como esa patera que aún conservaba las ropas y restos de los víveres de su desafortunado pasaje entre las rocas.

05- Cala Magraner, Pilota y Virgili, las doncellas del Este

Entre 1.500 m y 3.000 m a pie.

Cala Pilota Virgili y Magraner

Cala Magraner, Pilota y Virgili

A todos esos que dicen que en Mallorca no hay nada que no haya sido tomado por el turismo de masas… que vengan aquí, a las doncellas del este: a Magraner, Pilota, Virgili y tantas otras playas vírgenes como estas, donde nada se sabe de Magaluf y de la bulliciosa playa de Palma. La franja litoral comprendida entre Cala Antena y S’Estany d’en Mas está tal cual desde hace siglos, aunque conserva las cicatrices de varios intentos especuladores, esas pistas sobre las que hoy podemos pasear con comodidad antes de llegar a estas calitas vírgenes como ninguna. Hay otra Mallorca, la de verdad, la auténtica, la que no venden en los folletos de las agencias de viajes. ¿Te animas a descubrirla? Pues hazte con mi guía de Todas las playas de Mallorca y descubre dónde están y cómo puedes llegar a los otros paraísos de Mallorca.

Cala Bóquer, la cala de los romanos

2.200 m a pie.

Cala Boquer Mallorca

Cala Bóquer

Bajar hasta cala Bóquer ya es una pequeña excursión que gusta a todos los públicos, así que no es de extrañar que te encuentres turistas con sus niños pequeños. Es fácil aparcar en el comienzo y la ruta es agradable, aunque no tanto la playa, asilvestrada y salvaje como pocas, de gravas y restos de posidonia. Aunque los chapuzones que te puedas dar aquí bien que merecen la pena, ya que por poco que nades ya das con los fondos luminosos de arena fina que todos soñamos. Aunque Bocchoris (o Bocchor), de donde le viene el nombre a cala Bóquer, es mucho más que excursiones con baños de sol y ola. Este paraje fue, junto a Pollentia, la actual Pollença, el núcleo romano (además de yacimiento talaiótico) más importante de toda esta zona del NW de Mallorca. Los investigadores que llevan trabajando en el yacimiento desde el año 2001 hallaron en noviembre del 2008 ciertas estructuras del siglo IV d.C.: una habitación y un suelo romano, además de un almacén junto al que hallaron una especie de caracolillos de mar de los que supuestamente se extraía púrpura para teñir las togas de rojo. También se encontraron dos ejemplares de tábula patronatus (una especie de piedra plana con gravados) en una de las cuales se recoge un tratado que firmaron los romanos con los ciudadanos del poblado. Los restos, que se pueden observar en el Museo de Pollença, fueron datados entre los siglos VI a.C. y el III d.C.

Cala Figuera, la vecina de Bóquer más popular

500 m a pie.

 

Fotos Cala Figuera Mallorca

Cala Figuera

Si cala Bóquer ya gusta, la rotundidad del paisaje de cala Figuera junto con su relativa facilidad de acceso (son solo 500 m a pie) son motivos más que suficientes para que se haya vuelto una de las playas más populares del Cap de Formentor. Por eso y por esas aguas turquesas, con fondos de arena infinitos de los que afloran grandes y llamativas rocas. El parking que se sitúa a la vera de la que probablemente sea la carretera más popular del norte de Mallorca, la que llega hasta el faro de Formentor (cortada al tráfico en los meses de verano para evitar las masificaciones, con buses lanzadera habilitados, etc.) es compartido con los bañistas que se acercan caminado hasta cala Murta (otro bellezón casi salvaje, pero situado al otro lado del cabo, dentro de la bahía de Pollença), lo cual equivale a decir que se pone hasta los topes a media mañana, así que madruga, que merece la pena.

 

 

 

 

LAS 7 MEJORES PLAYAS DE MALLORCA PARA AMANTES DE LA NATURALEZA
5 (100%) 3 votes
2018-09-22T10:27:40+00:00julio 6th, 2018|PLAYOLOGIA|0 Comments

Leave A Comment

error: Contenido con derechos de autor ;)